Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ t̲̲ŕ̲̲á̲̲ń̲̲ź̲̲é̲̲ í̲̲ń̲̲t̲̲é̲̲ń̲̲ź̲̲ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

Edna Avalos

July 29 - August 26

 

Todo comenzó con las mejores intenciones, esas de educar a la mente para –supuestamente- hacernos perseguir los propios sueños, que en el mejor de los casos eran ajenos y lejanos pero le dieron forma y aceitaron a una máquina tan rudimentaria, pero tan potente, que vivió por siglos en una sola directriz: Establecer los parámetros necesarios para la perpetuidad de un condicionamiento que tiraniza los deseos y la expresión-potencial de la vida. El cuerpo, entonces, se transformaba en una carcaza que nomás funcionaba bajo principios de servidumbre y de esa cosa que luego le llamaron “mandato de género”. Nadie se puso a preguntarnos ¿Tú que sientes, tú que quieres, tú que piensas? Hasta que fue demasiado tarde para controlar el impulso. No existe una sola cosa que sostenga realmente la intención de civilizar a los cuerpos…

 

Ese descarado y ruin amaneramiento para someter y ejercer el poderío se ha debilitado porque, a partir de ayer, reconozco que soy una suma de voces acumuladas a través de los tiempos; que fragua todas las hachas que han roto en la historia inhumana, las cadenas de amargura y conveniencia para estar siempre atenta y callada resentida y dolida, o loca o tonta o puta. Esa ultima sí, pero nunca suya y siempre astuta.

 

Reconozco que soy todas las piernas que se mueven al ritmo de la música, la que brota del viento rozando el cabello de cien árboles; el cantar de las sirenas y el llanto de lloronas; el crujir de los huesos al chocar, cuerpo contra cuerpo, cuando lo mío esta sobre lo tuyo y viceversa, métele reversa;  la bocina que se enciende a media noche y que despierta a la ciudad entera. (Uh-hum)

 

Reconozco que soy todas las caderas que se expanden para recibir y emanar luz de estrellas, polvo de ángeles, leche celestial, lenguas rosas y embestidas cerebrales. Reconozco que soy ese culo que rebota sin prejuicio ni remordimiento, mientras tú me invitas pa´la calle y yo te invito pa mi casa, mejor; porque así hacemos mejor las cosas, (como digo yo) cuando dices sí y cuando digo no.

 

Pero no es puro capricho, yo sostengo lo que tengo, tengo manos, tengo brazos y este rostro, cien mil rostros. Voy por la banqueta, cabeza de Medusa: te congelo, te detengo, te apapacho y te alimento. Yo soy la mamacita que te deja sin aliento. (MIAAAUUU)

 

Re Re Re Remix

 

Presentando, a la Bendición del Noroeste.

Un rayo desintegrador.

Hoy que no tengo barrio que me respalde, tengo a millones de hermanxs pa’ ladrar.

Si te dejas un poquito que el silencio nos aguante,

te aseguro que es posible me-menearlo hasta rabiar.

 

Bienvenida sea, la nueva ola…

 

Y que el sol irradie en todo su fulgor.

Estoy esperando, a que sigas el perfume de esta sutil seducción.

Que podamos compartir el pan y la sal.

Que te dejes llevar, que me dejes volar.

De paseo en este carro que no tiene gasolina

tiene sueños, esperanza y una caracola como pila.

Asiento delantero, un espacio para ti

entre mis plantas, mis cristales y un destello de rubí.

 

Recorramos la avenida con y sin prisa. La única urgencia, vida mía, es que me asegures que haremos volar en mil pedazos, con puro amor y sentimiento, lo que quede de aquello que nos ate al pavimento.

 

Presntin’ Mammy Yankee. JTorres. Dale duro y dale flow. Werk it werk it werk it

STOP!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Text by Julio Torres Salcedo

 

ESPAÑOL

Av. H Calle Cristobal Colón No. 923,

Zona Centro, Tijuana, B.C. México 22000.

 

espaciodeslave@gmail.com

(+52) 664 292 9664

INSTAGRAM

FACEBOOK

VIMEO